¿Quiénes somos?

Quienes somos Izangai

Acompañamos a personas en situación o riesgo de exclusión social que son mayores de edad. Apoyamos sus procesos de incorporación social y laboral a través de un trabajo educativo, partiendo de las necesidades, expectativas y situación real de cada persona, así como de sus posibilidades, capacidades y potencialidades en relación a su proceso de incorporación social y también a su capacidad para convivir con los y las diferentes.

Nuestros valores

1

Reconocimiento de la persona (dignidad, empoderamiento, autonomía, libertad, capacidad).

2

Respeto y valor de la interculturalidad y la diversidad.

3

Acompañamiento integral y personalizado (acoger a la persona, calidad, calidez, cercanía, empatía, escucha, confianza, flexibilidad y compasión).

4

Transformación social y defensa de los derechos humanos y de ciudadanía.

5

Solidaridad, justicia e igualdad.

6

Corresponsabilidad.

7

Trabajo en equipo (acción-reflexión-acción, ilusión, creatividad).

8

Participación en la comunidad.

Nuestra misión

La misión de Izangai es trabajar por la justicia social, a través del acompañamiento socioeducativo de personas en situación o riesgo de exclusión, de forma que puedan acceder al ejercicio de una ciudadanía plena.

Nuestra visión

Queremos ser un espacio posibilitador para las personas en situación o riesgo de exclusión, acompañando sus itinerarios vitales, sociales, formativos y laborales, con capacidad crítica y de reflexión sobre la realidad, dando respuestas adecuadas, innovadoras, en red y con incidencia en la comunidad.

Datos de Interés

Fecha de creación de la Asociación: 27 de mayo de 1999.
Naturaleza Jurídica: Asociación sin ánimo de lucro.
Considerada de Utilidad Pública desde el 17 de julio de 2012.
Considerada de Interés Social desde 4 de enero de 2016.

El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.»
(De Eduardo Galeano “EL LIBRO DE LOS ABRAZOS”, El Mundo)